¿Por qué SEO?

Tabla de Contenidos

Antes que nada, ¿Qué es el SEO?

Como bien indican sus siglas, hablamos de Search Engine Optimization. Esto ya nos da más que una pista sobre lo que significa: Optimizar una web tanto como sea posible para que, a su vez, esté mejor posicionada en los buscadores.

¿Por qué es tan importante? Pongamos un sencillo ejemplo: Sabemos que tenemos la mejor tienda, servicio o producto del mundo, pero en vez de abrir nuestro comercio en un lugar céntrico, donde nos aseguramos un tránsito de público (al menos es seguro que nos ven), lo abrimos en medio de un desierto. Esto es lo que sucede si no aparecemos, como mínimo, en el TOP-30.

Para realizar el mejor trabajo posible, es imprescindible ponerse en la piel del cliente y, en este caso, todos hacemos búsquedas en internet ¿Solemos llegar a la 4ª o 5ª página de resultados? Los datos dicen que no.

Hay que tener en cuenta que el algoritmo que “clasifica” a las webs/URLs tiene en cuenta unos 200 factores (no hay un listado en concreto), pero siguiendo las propias directrices de Google y resumiendo, se trata de aplicar sentido común y buenas prácticas (además de tener un buen servicio o producto que poder vender, claro).

Otro punto muy importante que tenemos que tener siempre presente, es que una buena estrategia SEO se basa en datos, no en criterios u opiniones personales. Es decir, podemos pensar que la gente busca una cosa de una manera o la competencia hace esto otro, pero haciendo el análisis correctamente, vemos que se hace de otra forma. Los clientes ya existen, se trata de adaptarnos a ellos para estar mejor posicionados que la competencia a la hora de resolver sus intenciones de búsqueda.

 

Ya hacemos campañas SEM/PPC, ¿Por qué necesitamos el SEO?

Volvamos a los datos, más de un 75% de los usuarios directamente ignoran los anuncios (a mí, personalmente, me resultan incluso molestos).

Esto no significa que se tenga que hacer una u otra, son perfectamente complementarias, pero no podemos prescindir del SEO en ningún caso si queremos ser competitivos y crecer.

Si las grandes compañías se gastan hasta 40.000€ mensuales en SEO…es por algo.

Y más allá de eso, muchas veces nos sorprende ver ciertas páginas en las primeras posiciones y, sin entrar en la calidad de muchas de ellas, lo que es seguro es que hay un trabajo SEO detrás (muchas veces incluso son simplemente “experimentos SEO”).

Por tanto, para conseguir nuestros objetivos (entraremos en detalle más adelante sobre los mismos), necesitamos crear una (buena) estrategia SEO.

Una adecuada estrategia de SEO nos ayuda a responder preguntas como:

  • ¿Dónde estamos ahora?

¿Empezamos un proyecto desde 0, o necesitamos rediseñar uno existente? Es importante esta diferencia, ya que no tiene nada que ver, ni requiere el mismo tiempo, arreglar una web que esté muy mal a nivel SEO, que empezar una desde 0 con un buen análisis previo y buenas prácticas.

  • ¿A dónde queremos llegar y cómo lo vamos a hacer?

Para responder a esto, es clave un análisis previo de calidad, con datos de Analytics y Search Console, así como una adecuada herramienta SEO (SEranking en este caso).

También tenemos que tener en cuenta factores como:

  • El tiempo / recursos: Evidentemente, no es lo mismo invertir 5 horas al mes que 20, además de la experiencia de quien se las dedica.
  • El presupuesto: Como dijimos antes, si las grandes empresas se gastan grandes prepuestos en SEO, es porque el ROI les compensa de sobra.
 

Crear una adecuada estrategia de SEO

Vamos a entrar un poco más en detalle a la hora de diseñar una adecuada y eficaz estrategia SEO, haciendo un extracto de las propias directrices marcadas por Google. Lo podemos “resumir o dividir” en 9 bloques:

 

1. Analizar la situación y el rendimiento actual de SEO

Si no tenemos una “foto” de la realidad actual, ¿Cómo pretendemos ponernos objetivos, y además medirlos? Es directamente imposible.

Por ello, debemos analizar el rendimiento actual. ¿Cómo?

  • Definición y análisis de las palabras clave para conocer nuestra posición.
  • Diferenciar el tráfico de marca, del de sin marca.

Para ello realizamos un minucioso análisis de KW, extrayendo de la herramienta SEO miles de Keywords y segmentándolas para un mejor análisis y posterior estrategia.

Es muy importante esta segmentación ya que se tiene en cuenta para analizar la visibilidad de las mismas en los buscadores, pudiéndolo hacer individualmente por KW o por “temática”. Todo ello comparado con los competidores directos.

¿Por qué es tan importante? Porque los que ya nos buscan por nuestra marca, podemos suponer que ya son nuestros clientes, y el enfoque correcto sería el captar (muchos) nuevos clientes que aún no nos conocen (pero que “ya nos están buscando”).

Haciendo una correcta evaluación, todo esto se retroalimenta, estando en una mejora continua.

Para esta parte inicial y su posterior seguimiento, es imprescindible la conexión a Google Analytics, Search Console, WordPress (o similar), así como al servidor (para comprobar la versión de PHP, el estado/capacidad del disco, ubicación del mismo, etc).

 

2. Auditorías de la web

Antes de comenzar a crear nuevo contenido, es fundamental solucionar posibles problemas importantes que tengamos. Para ello se realizan 2 tipos de exhaustiva auditoría:

  • Auditoría Web (más técnico)
  • Auditoría SEO On-Page (más orientado al contenido)

En definitiva, ¿Para qué las necesitamos?:

  • Para mantener lo que ya tenemos perfectamente (pero al menos, lo hemos confirmado).
  • Para actualizar, o lo que es lo mismo, mejorar el contenido ya existente para que se adapte mejor a las intenciones de búsqueda.
  • Si nuestro sitio tiene problemas técnicos de SEO, perjudicará al rendimiento y esto no le gusta a Google, por lo que dificulta que se posicione como debería.
  • Para eliminar el contenido que no aporta nada o que está duplicado y canibalizando*.

*Si estamos atacando una misma KW con 2 páginas/URLs diferentes, la “fuerza se diluye” y será muchísimo más difícil estar posicionados para esa KW.

Además, volvamos a ponernos en la piel del usuario. Una carga lenta, una experiencia de usuario nefasta o similares, puede suponer que no se vuelva más nunca a nuestra web, y esto es lo último que queremos.

En base a los resultados de la auditoría, se asignarán prioridades según la gravedad e importancia de los errores detectados.

Ojo: No nos podemos obsesionar con tenerla perfecta, pues a no ser que se tenga una web prácticamente en blanco…es entre complicado e imposible. Sí tenemos que centrarnos en que sea lo más fluida posible y, sobre todo, ser más rápidos que la competencia.

 

3. Analizar estrategias SEO de los competidores

Analizar nuestro SEO es crítico. Pero, ¿De qué sirve si no analizamos a la competencia? Efectivamente, de más bien poco.

¿Cómo los analizamos?

Preparando una lista de los competidores. Aquí es crítica una sinergia con el cliente, para seleccionar a los competidores más adecuados o que más nos interesa analizar.

A partir de aquí, todo lo que podemos obtener, directamente no tiene precio:

  • Cómo les llegan los clientes (y cuántos)
  • Las KW por las que están posicionados
  • Su Domain Trust
  • Backlinks (qué URLs / Dominios tienen enlaces hacia ellos)
  • Y un sinfín de datos de inmenso valor para nuestra estrategia

El potencial de un minucioso análisis es básicamente ilimitado, desde descubrir competidores que no conocíamos (a través del índice de visibilidad), hasta conocer KW que no habíamos tenido en cuenta, pero resulta que suponen miles de búsquedas, etc.

Este es el punto diferencial: Podemos tener la mejor herramienta SEO del mundo, pero jamás se hará una adecuada estrategia SEO sin un mix de un buen trabajo manual y experiencia analítica. Y eso, no lo puede ofrecer de por sí ninguna herramienta.

 

4. Establecer objetivos y KPIs

Estamos ante una de las partes más importantes a la hora de crear una estrategia de SEO.

Necesitamos tener muy claro a dónde queremos llegar para implementar un determinado plan de acción y KPIs, así como saber cuándo se han logrado y la evolución de los objetivos.

Aclaremos la diferencia entre objetivos y KPIs:

  • Objetivos: el resultado que se desea lograr.
  • KPIs: métricas del progreso hacia los objetivos.

Unos ejemplos:

  • Nuestro objetivo de SEO es aumentar el tráfico orgánico en un 25% durante los próximos 12 meses.
  • Nuestro objetivo de SEO es posicionar un # de KW con más de x búsquedas mes en el Top-10, en los próximos 12 meses.

Ejemplos de KPIs que se podrían medir:

  • Tráfico orgánico (# usuarios, aumento en %)
  • % CTR (conversión. Es decir, nos ven X veces en el buscador, pero hacen clic X veces)
  • # Errores en web
  • % Visibilidad de KW (basado en las KW seleccionadas)
  • Coste del tráfico orgánico (basado en coste de Google Ads)
  • Posición media según Google Search Console
  • URLs clave en Google Analytics

Ojo: Mucho cuidado cuando hay promesas como:

  • Te voy a posicionar en el Top-10 en menos de 1 mes.
  • Voy a conseguirte miles y miles de Backlinks.
  • Te lo hago todo por 100€/mes.
  • Aumentará tu tráfico un 200%.

Sí, muchos incluso podrán mostrar sus capturas de pantalla con sus milagrosos resultados. Pero detrás suele haber malas prácticas que en el medio plazo acaba siendo penalizado. Y cuando eres penalizado, volver a una posición “de poder” cuesta mucho, mucho. Además, tener mucho tráfico está muy bien, pero si no es público objetivo, lo único que hará es subir la tasa de rebote, lo cual es muy negativo para nuestro Domain Trust. Y no hablemos de la procedencia de algunos Backlinks (entraremos en detalle más adelante).

 

5. Definir palabras clave principales y páginas pilares

Cuando hayamos establecido los objetivos y KPIs, debemos iniciar la investigación de palabras clave, y definir las principales de nuestra web a las que nos enfocaremos con páginas pilares.

¿Qué son las páginas pilares? Sirven como base para un grupo de temas o páginas que se construye a su alrededor.

Aquí entra en juego la relevancia de la intención de búsqueda.

Veámoslo más claro con un ejemplo:

Nuestra web es sobre una comida o bebida. Hay gente que buscará recetas sobre esos productos, y otros buscarán dónde comprar ese tipo de producto. Sí, ambos lo buscan en cierto modo, pero la intención de búsqueda es totalmente diferente, y como tal, Google muestra resultados diferentes.

Teniendo esto claro, es clave segmentar para tener respuesta a las diferentes intenciones de búsqueda, que tengan que ver con nuestro producto, claro.

Debemos tener clara la siguiente diferencia entre palabras clave:

  • Palabra Clave o KW “normal”: Consultor SEO
  • Palabra Clave o KW “longtail o de cola larga”: Contratar Consultor SEO urgentemente en Gran Canaria, especialista en SEO Local.

Evidentemente “Consultor SEO” tendrá muchas más búsquedas, pero a su vez es mucho más ambiguo ya que puede ser que se quiera saber lo que es, o lo estén buscando para hacer SEO Local en Navarra. Mientras que las palabras longtail son mucho más concretas y, además, fáciles de posicionar.

Es una buena estrategia atacar palabras longtail desde un principio porque nos van transmitiendo autoridad de dominio, que posteriormente nos ayudará a posicionar KW que serían más complicadas en un principio.

De nuevo, es crítico la meticulosidad en este análisis, pues de ello van a depender los resultados. Por ejemplo, tener en cuenta la tendencia (muy al alza) de las búsquedas por voz. Debemos tener respuestas para esas preguntas que se hacen de manera diferente a como las escribiríamos.

 

6. Hacer el SEO on page correctamente

Hablábamos antes de la auditoría SEO on page. Entremos un poco más en detalle para comprender su importancia.

En el SEO on page se trata de optimizar:

  • Etiquetas de título H1 en cada página (ojo con no duplicarlas)
  • Meta-descripciones (tanto en páginas como en las propias imágenes)
  • Etiquetas H2/H3 en el contenido
  • Enlazado interno
  • …y muchos factores más.

Más allá de los tecnicismos, pongamos el ejemplo de una persona invidente que requiere de un lector de webs. Si no hacemos esta parte correctamente, para esa persona no existirá nuestra web (además de cómo le haríamos sentir).

Se dice que el ciego más prestigioso que visita nuestra web es Google, por lo que es imprescindible tener todo bien estructurado para que, entre quien entre, entienda perfectamente nuestra web.

 

7. Segmentación & Contenido

Identificadas nuestras páginas pilares que resolverán las diferentes intenciones de búsqueda y teniendo claro cómo hacer correctamente nuestro SEO on page, es momento de comenzar a crear o adaptar el contenido.

De nuevo, esto es fundamental para que, si un usuario nos ve en las primeras posiciones, es porque estamos resolviendo su intención real de búsqueda, de lo contrario, nos puede llegar a perjudicar más que ayudar (aumentar tasa de rebote o reducción del CTR).

Entender y hacer bien esta parte marcará la diferencia con respecto a nuestros competidores.

 

8. Hacer SEO off page

Esta parte es de las más importantes. Pero, ¿por qué no lo hacemos antes? Pues volvemos al sentido común, mientras mejor tengamos la web a la hora de promocionarla (que es básicamente lo que conseguimos con los backlinks), conseguiremos visitantes de mejor calidad, tendremos menos tasa de rebote…y poco a poco, la autoridad de nuestra web irá aumentando.

Aquí también entra en valor el gusto por el análisis, ya que se puede obtener la información de dónde y cómo les llegan los clientes a la competencia, para tratar de “copiar” estrategias y conseguir Backlinks de sitios que ni sabíamos que existían, pero que tienen un Domain Trust brutal en nuestro sector.

Aquí sería incluso recomendable plantearse el negociar con ciertas webs de muchísima autoridad que nos enlacen, ya que nuestro DT dará un salto cualitativo importante al ser enlazados por webs referentes en el sector.

Resumiendo, es mejor tener 3 links desde webs con mucha autoridad en nuestro sector, que 500 desde la web “de nuestro primo” (probablemente esto último incluso acabe siendo penalizado).

 

9. Analizar y perfeccionar la estrategia

Todo esto está genial, pero si no hacemos un seguimiento exhaustivo y constante…todo el trabajo se acabará diluyendo.

Recordemos que todo esto es muy vivo, desde el propio algoritmo de Google, a cómo nos comportamos los humanos, la aparición de nuevos competidores, etc.

Muy posiblemente, dentro de 2 años las intenciones de búsquedas serán distintas a las que tenemos hoy en día. Por no hablar de los cambios de algoritmo de Google (varios al año).

Eso sí, hay un denominador común: Cuando se hace un buen trabajo y éste se basa en buenas prácticas, ninguno de estos cambios de algoritmos afectará para mal (otros no podrán decir lo mismo 😊).

 

Resumiendo

Esto no es sino un pequeño extracto de lo que considero toda una ciencia. Como comentaba, pueden ser 200 o más factores los que influyan en el SEO y, además, cada caso tiene sus circunstancias y peculiaridad, por lo que esa ciencia se hace aún más interesante cuando depende de cada caso en concreto.

¿Por qué he elegido el SEO como mi actividad principal? Bueno, más allá de la experiencia de todos estos años que me han dado muchos conocimientos sobre el mercado, el comportamiento de consumidores, gestión de proyectos o como analista…no hay que olvidar que soy técnico informático. Al final los considero pequeños ingredientes que, tras meterlos en una coctelera y agitarlos…han dado como claro resultado el SEO.

Si quieres saber más, te interesa algún trabajo relacionado con el SEO o tienes alguna inquietud, ¡no dudes en ponerte en contacto!

¡Muchas gracias por llegar hasta aquí y por compartir si lo consideras interesante! 🙂

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email